No hay un relevamiento sobre los trabajadores y trabajadoras de supermercados afectados por el COVID 19

LOS MERCANTILES SE ENFERMAN Y CAVALIERI MIRA PARA OTRO LADO

Por DESCARTES

(3 de Julio) El coronavirus vino a desnudar miserias. Ponernos frente a una realidad incontratable. Lo que antes se escondía debajo de la mesa, hoy se ve a la luz. El año pasado, las elecciones del Sindicato de Empleados de Comercio se vieron, por lo menos, sospechadas de algunas irregularidades. Armando Cavalieri logró la esperada reelección (quizás la última) mientras el dirigente Ramón Muerza era desacreditado o ignorado en la contienda. La realidad indica  es que el gremio hoy está como congelado ante un virus que, se estima, ya afectó a unos 700 trabajadores y trabajadoras. Lo peor no es que no hace nada, sino que actúa como un apéndice de las grandes cadenas de supermercados. Cavalieri, recontra de vuelta de todo, practica la política del avestuz.

Si bien no hay un relevamiento o datos concretos, se estima que unos 700 empleados y empleadas de Comercio registran casos de Covid-19, aunque creen que son muchos más por la reticencia de las empresas a dar información. Coto es uno de los que marcha a la cabeza de este ranking, pero la cadena Día%, por ejemplo, nunca informó ningún contagio. Sospechoso. Y más aún sospechoso el silencio del Sindicato.

La cantidad de trabajadores de comercio contagiados en los principales supermercados de la zona metropolitana del país sigue aumentando rápidamente. Sin la lupa de los medios masivos (pendientes de la sabrosa pauta publicitaria) la cifra ya superó largamente los 700 casos aunque se teme que sea muchos más. 

Mario Amado, referente de la agrupación La Voz de Comercio, apuntó que “llevamos contabilizado aquello que podemos rescatar información pero hay mucha reticencia a informar la cantidad de infectados. De hecho, la cadena Día% nunca informó de ninguno y esto atenta tanto contra trabajadores como a clientes". Agregó que "día a día debería haber un informe de los casos registrados en los supermercados para que cuando un cliente vea una tienda cerrada sepa que se está desinfectando para que después venga a comprar en forma segura".

Cavalieri parece más preocupado por discutir con el Gobierno la asistencia o reparto de fondos de las obras sociales que la propia salud no solo de sus afiliados, sino también de sus respectivas familias y de los clientes. Señalado como un eterno oficialista, el “Gitano” parece perder el pelo pero no las mañas que lo llevaron a una eterna reelección que, según explican, contó con el respaldo del gobierno de Cambiemos.

De hecho, en el sonado caso del espionaje ilegal macrista, los miembros de la AFI lo califican como un hombre cercano a Mauricio Macri y, se sospecha, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, era investigado por supuestas relaciones con Muerza, sobre todo en el último proceso electoral del sindicato mercantil. Mientras Cavalieri sigue jugando en las grandes ligas de la política, los trabajadores y trabajadoras sufren por ser uno de los oficios que le ponen el pecho a un virus letal.

ULTIMAS NOTICIAS