Nuevo decreto de la administración macrista bridna libertad a las reparticiones, organismos y otros entes

YA NO ES NECESARIO EL AVAL DEL EJECUTIVO PARA DESIGNACION DE EMPLEADOS PUBLICOS

(21 de Enero) Las designaciones de personal permanente y no permanente que se efectúen en las distintas áreas de la administración pública nacional ya no requerirán el visto bueno del Poder Ejecutivo, tal como se estableció desde 2002, en plena crisis post convertibilidad. El gobierno nacional derogó, en ese sentido, las normas que prescribían el “control directo” de esos nombramientos de empleados estatales, a los fines de lograr “una mayor eficiencia en el funcionamiento de la administración pública”. La medida restituye a las distintas reparticiones, organismos y sociedades estatales la facultad de seleccionar a su personal, sin requerir la autorización previa de la Presidencia de la Nación o de la Jefatura de Gabinete de Ministros, según los casos.

A través del decreto de necesidad y urgencia 223, que dispone además otras modificaciones en la Ley de Ministerios, se derogaron los decretos 491 del 12 de marzo de 2002; 601 del 11 de abril de 2002; y 577 del 7 de agosto de 2003, y sus modificatorios.

El decreto 491/02 estableció el control de toda designación, asignación de funciones, promoción y reincorporación de personal en el ámbito de la Administración Pública centralizada y descentralizada, en cargos de planta permanente y no permanente, incluyendo al personal transitorio y contratado, cualquiera fuere su modalidad y fuente de financiamiento.

Un mes después, el decreto 601/02 reglamentó la medida y aclaró que era aplicable a la celebración, renovación o prórroga de toda contratación de servicios personales y de obra intelectual, y a los convenidos para proyectos o programas de cooperación técnica con financiamiento bilateral o multilateral, nacional e internacional, excepto los acordados con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El decreto 577/03, en tanto, estableció los topes salariales de las contrataciones de personal, renovaciones y prórrogas que debían ser aprobadas por la Jefatura de Gabinete.

Desde la disposición de esas normas, el Poder Ejecutivo estableció sucesivas excepciones puntuales, a fin de que distintas áreas, organismos y empresas estatales pudieran cubrir sus necesidades de personal (empleados, asesores, brigadistas, consultores, artistas, profesionales,  técnicos, enfermeros, etc.). El DNU 223 se publicó este miércoles en el Boletín Oficial con las firmas del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y la totalidad de su gabinete ministerial.

ULTIMAS NOTICIAS