Habría más nombres del mundo gremial; se recuerdan los aprietes al juez Carsoglio en la causa Moyano

DAER Y TOMADA SON LA PUNTA DEL ICEBERG DEL ESCANDALO DE LA AFI MACRISTA

(27 de Mayo) Mientras el escándalo por los dirigentes espiados por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri va en ascenso, se conoció que uno de los secretarios generales de  la CGT y líder del sindicato de Sanidad, Héctor Daer, figura en la lista. También aparece en la nómina Carlos Tomada, ex ministro de Trabajo y, por entonces jefe de bloque en la legislatura porteña. Se estima que no son los únicos del mundo gremial y muchos ponen la mira en Hugo y Pablo Moyano, quienes estuvieron en la mira en una operación donde presionaron al entonces juez Luis Carsoglio para que disponga la detención del secretario adjunto de Camioneros.

La cabeza del espionaje eran Gustavo "Negro" Arribas y Silvia “La Turca” Majdalani –a quien se la vincula con el detenido Marcelo D´Alessio (en otro escándalo de proporciones- y se materializó con los cuantiosos fondos reservados de los que lo dotó Macri para que no quedara rastro.

La lista incluye a dirigentes políticos, sindicales, periodistas y actuales funcionarios se conoce gracias a la denuncia de la actual interventora de la AFI, la fiscala Cristina Caamaño. Sin embargo, fuentes vinculadas a la investigación señalan que algunos funcionarios de Cambiemos y ciertos periodistas afines podrían formar parte de las operaciones contra opositores y que no eran investigados.

La denuncia de la fiscala Caamaño, que fue confirmada por el Presidente al frente de la AFI, fue por inteligencia ilegal a través del robo de mails.

Entre los delitos denunciados está que los espías de Macri y Arribas obtenían información "sobre personas, por el solo hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales", realizaban robo de comunicaciones y, además, les imputan el no haber destruido "los soportes de las grabaciones, las copias de las intervenciones postales, cablegráficas, de facsímil o de cualquier otro elemento que permita acreditar el resultado de las interceptaciones, captaciones o desviaciones".

ULTIMAS NOTICIAS