Empresas navieras rechazaron el plan de lucha que afecta la actividad de los puertos

DENUNCIAN QUE PROTESTA DE MARITIMOS AFECTA EL TURISMO

(1 de Febrero) La Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) advirtió que una medida de fuerza lanzada del Sindicato Obrero Marítimos Unidos (SOMU) podría provocar un desabastecimiento de combustible, impedir el arribo de cruceros y afectar la actividad en los puertos. Según informó la FENA, el gremio que lidera Raúl Durdos inició este jueves una protesta con trabajo a reglamento, a penas finalizada la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Producción y Trabajo. El conflicto comenzó a principios de enero, un con un reclamo de los marítimo por paritarias y otras reivindicaciones laborales. Durante cinco días el SOMU mantuvo paralizada toda la actividad marítima con graves perjuicios económicos para el país. 

“Puso al borde del desabastecimiento de combustible y de materias primas a la Argentina”, alertaron en ese momento de la Federación, y ahora se repite la misma historia.

La FENA mostró su predisposición en la mesa de diálogo abierta el martes de esta semana, pero el SOMU no aceptó ninguno de los convenios pactados con los otros gremios, con los que se comenzará a dialogar a partir de marzo. En esa reunión estuvieron los gremialistas, los empresarios y los representantes del Ministerio de Transporte.

Desde la Federación recordaron que ya se suscribió acuerdos con siete de los ochos gremios del personal embarcado en los buques de la Marina Mercante Argentina y que el SOMU no participó ni firmó ningún acuerdo. “Pese a ello, los afiliados a ese sindicato percibieron la recomposición salarial pactada con los otros gremios”, remarcaron.

En este contexto, alertaron por las posibles consecuencias de la medida de fuerza que hoy se lleva a cabo: desabastecimiento de combustible y mercaderías de primera necesidad; impedir el normal ingreso y egreso de buques de carga; afectar el turismo por la dificultad de arribo a puerto de los cruceros de bandera extranjera, especialmente en el Puerto de Buenos Aires; exposición a peligros en buques que transportan productos inflamables; afectación de la carga a granel de commodities, entre otros.

Además, la FENA advirtió que con estas protestas “se produce un importante deterioro a la seriedad de la operatoria de los puertos argentinos que, en algunas ocasiones, ha provocado que dichos buques no ingresen más a nuestros puertos”.

“El costo de operación promedio de un buque es de u$s 30.000 diarios. Los buques afectados hasta el momento son 70, supone un estimado de u$s 2.000.000 diarios y en lo que va de la medida de fuerza (cinco días) fueron u$s 10.500.000, sin contar las pérdidas ocasionadas a las terminales portuarias y al comercio exterior e interior argentino”, concluyeron.

ULTIMAS NOTICIAS